La radio venezolana ha tenido que reconfigurarse para sobrevivir - Laclé en Línea

Últimas Noticias

jueves, 17 de marzo de 2022

La radio venezolana ha tenido que reconfigurarse para sobrevivir

El periodista venezolano Javier Barrios afirma que "la radio sigue siendo un poder en Venezuela", donde es innegable que el mapa mediático ha sufrido un cerco monumental que ciertamente va achicando la incidencia de los medios de comunicación en la sociedad.

El mapa radiofónico se sigue restringiendo.

Las acciones censuradoras del actual gobierno, a través de subterfugios legales y también de arbitrariedades que han conllevado al cierre de radios, suspensión de programas de opinión y hasta educativos, “a lo mero macho”, - agrega Barrios - no solo han reducido a la más mínima expresión la labor de la radiodifusión sino que además, y es lo peor, han vulnerado el derecho del ciudadano a estar informado y a opinar.

 “En estos momentos existen varios modelos de radiodifusión. Hay un modelo privado de radios, AM y FM, que pertenecen a bancos, sectores comerciales o iniciativas privadas”.

La mayoría de estas radios, señala el periodista Barrios, están afiliadas a la Cámara Venezolana de la Radio. Pero advierte que muchas de estas emisoras han sido objeto de robos de equipos, antenas, transmisores “y esas inversiones y tecnologías han sido difíciles de reponer y renovar por sus altos costos y muchas quedaron apagadas”.

Menciona también las radios educativas y de corte social, como las pocas que sigue administrando la Iglesia católica y las de movimientos educativos como Fe y Alegría. Radios que en estos dos años de la pandemia han jugado un papel protagónico para las actividades académicas de los estudiantes de todos los niveles.

Precisa además que según la Cámara de Radio en la actualidad solo quedan al aire un poco más de 220 emisoras radiales. El mapa radiofónico se sigue restringiendo.

Solo en el 2021 la Comisión Nacional de Telecomunicaciones, mediante varios procedimientos administrativos, ordenó el cierre de al menos 7 emisoras regionales, lo que dejó a los ciudadanos de estados como Cojedes, Portuguesa y Barinas, por nombrar algunos, sin la oportunidad de contar de otros canales para informarse. La mayoría de estas estaciones clausuradas transmitían programas de noticias, de entrevistas y de opinión, calificados por el ente gubernamental como supuestamente atentatorios contra la institucionalidad del país y sus autoridades.

Estas políticas restrictivas del Estado venezolano contra los medios de comunicación, y específicamente contra las radios, definitivamente denotan que este tipo de mass media sigue siendo uno de los de mayor poder de incidencia hasta en los rincones más recónditos del país. Y este “poder” se torna peligroso para gobiernos de sello autoritario como el actual.

El Estado venezolano tiene su propio aparataje de radios “públicas” con Radio Nacional de Venezuela como la más emblemática, incluyendo estaciones pertenecientes a algunas gobernaciones y alcaldías. Pero su capacidad de difusión también es limitada.


La radio venezolana ha tenido que reconfigurarse para, como dicen algunos analistas, sobrevivir mientras pase la tempestad. 

Salvo algunas redes nacionales que aún quedan vigentes, como el circuito Unión Radio, FM Center y Radio Fe y Alegría Noticias, que siguen ofreciendo programaciones informativas y de opinión a lo largo y ancho del país, cada cual con sus particularidades, y que también han recibido advertencias gubernamentales, en las entidades las emisoras locales en general se han visto obligadas a solo colocar música, atenidas también a la retransmisión de alocuciones oficiales del mandatario nacional y de los gobernantes regionales, recurriendo, ilegalmente, a un articulado de la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos, destaca Barrios.



Por:  Alexánder Medina.



No hay comentarios:

Publicar un comentario